Comorbilidad: Adicción y Trastornos Mentales de la Mano

estres_clip_image002Al tratar una enfermedad tan complicada como es la adicción, en Clínicas Reencuentro nos enfrentamos con muchos pacientes los cuales su sola dependencia a sustancias como el alcohol y otras drogas no es suficiente para explicar un cuadro de enfermedad completo, ya que dentro del mismo individuo puede haber 2 o más enfermedades o trastornos desarrollándose, a esto se le llama comorbilidad; además implica que hay una interacción entre esas enfermedades, y pueden crecer mutuamente a un ritmo mayor que si lo hicieran individualmente.

Las personas que sufren de adicciones cambian sus prioridades relacionadas a las necesidades y deseos, poniendo la obtención y el consumo de drogas como máximos en su “lista cerebral”. La debilidad de controlar los impulsos de consumir en contraste con las consecuencias negativas de su uso son muy similares a otras enfermedades mentales.

La comorbilidad es muy común entre los adictos, el cual se les diagnostica trastornos mentales por su consumo, aunque a su vez puede que por ese mismo trastorno la persona busque sustancias que puedan compensar el desequilibrio. Niveles de ansiedad altos o estados de ánimo muy cambiantes son características de los adictos.

Hay que quedar muy en claro que cuando la comorbilidad sucede entre los adictos con otras enfermedades mentales no quiere decir que una cause la otra, no importando que una se haya manifestado primero, inclusive es muy difícil saber cuál fue primero y el porqué, pero hay algunas investigaciones que sugieren lo siguiente:

Que el abuso de drogas provoque síntomas de trastornos mentales. Esto debido a que químicamente desencadena reacciones que probablemente no sucederian normalmente. Por ejemplo se han registrado casos de consumidores asiduos de marihuana (generalmente aquellas modificadas para que tengan un efecto psicoactivo mucho más potente) que han desarrollado inicios de esquizofrenia y psicosis.

Los trastornos mentales pueden conducir al abuso de drogas. Algunos pacientes que son diagnosticados con ansiedad o depresión buscan en las sustancias de abuso esa “automedicación”, el cual pueden aminorar su desbalance original, pero resulta contraproducente por sus daños en procesos cerebrales.

Vulnerabilidades genéticas. Hay diversos factores genéticos que hacen más susceptibles a algunas personas a ser adictos o padecer trastornos mentales, también pueden tener un mayor riesgo de aparecer un segundo trastorno después del primero.

Factores desencadenantes en el entorno. Eventos como constante estrés, abuso físico o sexual, traumas, violencia o consumo de drogas a temprana edad contribuyen a las adicciones y otras enfermedades mentales.

Participación de regiones similares en el cerebro. Hay enfermedades mentales que se desarrollan en las mismas regiones del cerebro, por ejemplo las que tienen que ver con gratificación y estrés, los cuales son afectados por drogas y ciertos trastornos.

Trastornos de desarrollo. Cuando somos niños nuestro cerebro esta en constante desarrollo, al exponerlo al uso de drogas este comienza a tener graves cambios en su crecimiento, esto hace que cuando sea un adulto tienda a abusar de sustancias y el riesgo a sufrir de una enfermedad mental es muy alta. También si existen síntomas tempranos de algún trastorno, hay un mayor riesgo de ser adictos a sustancias en el futuro.

Existen varias terapias con enfoques integrales que sirven para identificar y tratar estos trastornos comórbidos. Una valoración experta nos puede ayudar a identificar este tipo de casos, aquí en Clínicas Reencuentro tenemos especialistas los cuales pueden ser la diferencia en su tratamiento.

Leave a Reply