3 señales de que es momento de buscar una clínica de rehabilitación

En la actualidad el solicitar ayuda en un centro de rehabilitación es cada vez más común, pues lamentablemente son muchas las personas que se vuelven adictas a algún tipo de narcótico. Sin embargo, en ocasiones resulta difícil saber si es necesario llevar a algún familiar o amigo a este tipo de centros.

Por eso es necesario conocer las principales señales de alerta, pues ingresar a tiempo a nuestro ser querido, puede ser la diferencia entre lograr salvarlo o que llegue el momento en el que sufra una sobredosis. En las clínicas de rehabilitación tenemos todo lo necesario para ayudar a una persona a desintoxicarse, así que siempre hacemos lo posible por ayudar a los pacientes.

¿Cuándo es momento de buscar ayuda?

En las clínicas de rehabilitación ayudamos a que el paciente pueda dejar de dañar su salud, con ayuda de nuestro equipo profesional, guiamos al paciente a que pueda reintegrarse en la sociedad. Pero es recomendable que se ingrese al paciente desde las primeras señales, pues conforme pasa el tiempo, la adicción puede empeorar.

Comportamiento adictivo

Lo más aconsejable es solicitar ayuda en un centro de rehabilitación en México, cuando nuestro ser querido aún se encuentra en las primeras etapas. Sin embargo, esto no siempre es fácil de detectar, por eso aconsejamos que solicite ayuda en cuanto se comienzan a ver comportamientos adictivos.

La mayor parte del tiempo cuando la primera intervención la realizan únicamente familia y amigos, suele ser rechazada por el paciente. Para evitar esta clase de situaciones siempre es aconsejable que se realice con ayuda de un experto, al realizarla un profesional, será más sencillo obtener resultados favorables con el paciente.

Los profesionales sabemos cuál es la manera más adecuada para intervenir a una persona adicta a las drogas, por lo que podemos brindar una recuperación más rápida y eficaz.

Comportamientos agresivos

Un estado de ánimo inestable y comportamientos agresivos son señal de que el paciente cada vez pierde más el control. En estos casos, no solo se trata de un problema que puede afectar su vida, sino también su entorno familiar por lo que es necesario intervenir.

En ocasiones las personas creen que pueden controlar una adicción y sin darse cuenta, se hunden más en ella, por eso es un gran error creer que la persona podrá manejar el problema solo. También es un error pensar que la familia podrá ayudarlo a dejar las adicciones sin la intervención de un profesional. 

Problemas para socializar

Cuando una persona comienza a perder el “control que tenía sobre los fármacos”, empieza a tener cada vez más problemas para socializar con otras personas. Su conducta hace que su familia y amigos se vean en la necesidad de alejarse de él o este decide alejarse para no enfrentar el problema de su adicción.

Esta etapa puede ser muy difícil pues se presentan inestabilidades en el estado de ánimo del paciente, es necesario que un profesional intervenga en estos casos, ya que la persona puede llegar a tener un comportamiento agresivo. También es muy común que los pacientes que tienen un estado de ánimo inestable, recaigan en las adicciones luego de la rehabilitación.  

Para  poder evitar esta clase de situaciones, es necesario internar al paciente en una clínica de rehabilitación, y que este cuente con el apoyo de su familia y amigos.

¿Qué ofrecen las clínicas para adicciones?

Acudir a una clínica de rehabilitación puede ser la diferencia entre que un ser querido pueda retomar su vida exitosamente o se pierda en las drogas. Dejar de consumir sustancias adictivas es muy complicado, en especial cuando se está en una etapa más avanzada.

Atención de calidad

Solo un experto sabe guiar al paciente para que pueda dejar las sustancias que están afectando su salud. Dejar una adicción es bastante difícil y en ocasiones el paciente trata de justificar su consumo, debido a la mala percepción que tiene de la realidad.

Trabajar en su estado de ánimo

Una clínica especializada cuenta con la ayuda de un equipo de profesionales, entre los que se encuentran terapeutas que pueden ayudar al paciente a comprender la realidad. También los ayudan a identificar los estados de ánimo con los cuales sienten la necesidad de volver a consumir sustancias nocivas, de modo que puedan lidiar con ellos.

Síndrome de abstinencia

El síndrome de abstinencia es una etapa por la que pasan todas las personas que se han visto envueltas en una adicción y tratan de salir de ella. Durante este periodo el cuerpo trata de desintoxicarse para volver a la normalidad, sin embargo, es un proceso difícil que le puede hacer sentir al paciente molestias físicas y psicológicas.

Si no se tiene la ayuda necesaria para poder superar este periodo, es posible que el paciente recaiga nuevamente en el consumo de sustancias. Para evitar que eso suceda no solo es necesario brindarle apoyo psicológico, sino también revisar cómo se encuentra periódicamente, por lo que es mejor tenerlo internado.

Tratamiento personalizado

Lamentablemente son muchas las sustancias que pueden hacer que una persona se vuelva adicta a su consumo. Así que es necesario saber qué tipo de sustancia es la que consume el paciente, para poder brindarle una atención personalizada y ayudarlo a dejar esa adicción.

Existen sustancias como el alcohol que, aunque también es adictivo, requiere una rehabilitación diferente a la que necesitan las personas que consumen estupefacientes. Una vez que se identifique el tipo de adicción, será mucho más sencillo poder ayudarlo.

En Clínica Reencuentro buscamos ofrecer al paciente un espacio en el que pueda sentirse seguro, cómodo y comprendido. Nuestro personal experto sabe cómo tratar las adicciones, contamos con distintos tratamientos que ayudan a brindarle una atención más personalizada al paciente.

También sabemos lo difícil que puede ser para algunas mujeres el tratar esta clase de problemas, por eso también les ofrecemos un espacio exclusivo. Donde podrán comenzar con su tratamiento sintiéndose seguro en todo momento. Tenemos las mejores instalaciones, para que el paciente tenga el mejor proceso de recuperación.