Mujeres en Adicción; mayores riegos y poca atención

mujer y adiccionLa dependencia a sustancias o actividades adictivas pueden presentarse de maneras diferentes entre mujeres y hombres, por ende la importancia de un tratamiento enfocado a ellas. Estas tienden menos, en general, a consumir sustancias ilícitas, pero es mucho más propensa a utilizar fármacos con fines médicos como no médicos.

Conjuntamente, las mujeres pasan a depender más rápidamente que los hombres de sustancias como el cannabis, la cocaína, los opioides, los inhalables, los alucinógenos y los depresores del sistema nervioso central. Otros de los problemas es que consumiendo la misma cantidad de alcohol, las mujeres registran niveles de alcoholemia más elevados que los hombres, y a largo plazo ellas se exponen más que los hombres a daños hepáticos, daños cerebrales y enfermedades cardíacas. Igual pasa con el tabaco, tienen un riesgo mayor de cáncer de pulmón y problemas cardíacos.

Las mujeres están insuficientemente representadas en los tratamientos para adicciones, ya que es más difícil para ellas someterse a tratamiento y terminarlo, sin embargo, los tratamientos integrales preparados exclusivamente para atender las necesidades de la mujer han dado mucho mejores resultados. Uno de los problemas que disuade a las féminas de un tratamiento de adicciones es el temor de perder el derecho a sus hijos, ya que las leyes pueden llegar a estar en contra de madres adictas.

Los tabúes culturales también ayudan a agravar el problema, en la mayoría de las sociedades y culturas, la estigmatización por el consumo de sustancias es mayor para la mujer que para el hombre. Como resultado, la vergüenza y la culpa que sienten las mujeres por esa dependencia y su ¨fracaso¨ en mostrarse a la altura de los papeles y expectativas sociales las disuade de iniciar un tratamiento.

Los estudios muestran también que, en comparación con los hombres, las mujeres con problemas de consumo de sustancias presentan tasas más elevadas de síntomas psiquiátricos o trastornos de este tipo diagnosticado, por lo general ansiedad, depresión, trastornos limítrofes de la personalidad y trastornos en la alimentación.

Además son más propensas a pensar en el suicidio e intentar cometerlo. El tratamiento psicosocial para la mujer debe abarcar los aspectos afectivos, cognitivos y de conducta, entre ellos la capacidad de hacer frente a los problemas, la prevención de recaídas, la labor en materia de relaciones, los traumas y otros problemas de salud mental concomitantes. Por ello, Clínica Reencuentro cuenta con instalaciones exclusivas para ellas en Tijuana, con personal altamente capacitado, donde el tratamiento focalizado para ellas es la base para su recuperación.