Adicciones; problema global, soluciones individuales

Una buena comunicación fortalece la resistencia a adicciones

Una buena comunicación fortalece la resistencia a adicciones

El aumento de la drogodependencia y conductas adictivas a nivel mundial no es algo nuevo, la política actual de ataque frontal contra las adicciones no ha dado los resultados esperados de alejar o por lo menos menguar el siempre bien nutrido brazo de la delincuencia. Confrontar fuego con fuego no es buena idea dice el dicho, pero parece ser que un viraje de estrategia no está próximo para las autoridades y gobiernos.

Un buen giro a la historia sería confrontar el problema como una emergencia de salud, y no de criminalidad como se ha venido desarrollando. En igual de mandar a la cárcel a cualquier consumidor de sustancias ilícitas (el cual incentiva al preso/adicto/criminal a sumergirse en la no productividad) se deberían crear más espacios dedicados a controlar y dar tratamiento a los enfermos de adicciones.

Estas cantidades millonarias en combatir al narcotráfico se pueden invertir en programas efectivos y de largo alcance para la prevención y educación; solucionar las causas que originan la adicción, como falta de valores, pocas oportunidades laborales y desgarramiento del tejido social.

El trabajo de la lucha contra las adicciones desde la trinchera médica es interminable, basta con ver las tendencias del uso de sustancias para imaginarse la gravedad de seguir por el mismo camino.

Aquí en Clínicas Reencuentro de Tijuana a lo largo de los años nos hemos topado con casos de personas que nunca se abrían imaginado los problemas que adquiría al abusar de alguna sustancia o actividad, son demasiado los peligros y las pérdidas humanas; los daños son irreparables.

Los bombardeos mediáticos para consumir algún producto se empalma con la presión social y no hace balance con valores y autoestima del individuo; faltan oportunidades de crecimiento personal disponibles para cualquier ciudadano para resistir o apoyarlo si ya cayó en adicción.

La mejor opción hasta el momento es la comunicación; hablar de lo que nos preocupa con la familia y amigos disuelve muchos conflictos y quita el estrés de problemas no resueltos, que pueden conllevar al abuso de sustancias como el alcohol.

El estar bien informado sobre las actividades de nuestros hijos y platicar con ellos sobre sus metas y problemas hace la diferencia en el “momento de verdad”, cuando ellos están expuestos a situaciones de peligro; mientras más preparados, informados y conscientes del problema de las adicciones, ellos tomarán mejores decisiones para su futuro.

Es ampliamente recomendable que busque asesoría especializada en adicciones; Clínica Reencuentro se pone a su disposición para cualquier duda o preguntas sobre esta enfermedad con expertos psicólogos en adicciones. Entre más tiempo pase en la negación del problema, más difícil es tratarla de manera eficaz.

Leave a Reply